domingo, 8 de marzo de 2009

La cizaña entre Albert Uderzo y su hija Sylvie

Todo este asunto que ha estado circulando por Internet durante los últimos diciembre y enero concerniendo Albert Uderzo, su hija Sylvie, su yerno Iznogud (Bernard de Choisy) empezó en 2007.

Es en 2007 cuando Albert despide a su hija de la editorial Editions Albert-René. sin cobrar la indemnización correspondiente. El pasado diciembre, Albert decidió vender sus partes de la editorial a Hachette; Anne Goscinny, hija de René, hizo lo mismo; en total, 60 % de las partes vendidas a Hachette, propietario mayoritario. Sylvie, este cambio no se lo ha tomado bien y lo ha llevado a los tribunales poniendo en duda la legalidad de esta acción. Días después, Sylvie publica un artículo de opinión diciendo que "entra en resistencia" y que "se resiste contra los hombres de negocios que quieren invadir el poblado", cosa que según ella, no ha hecho su padre ya que considera que en cierto modo se rinde al invasor.

¿Qué dice Albert Uderzo sobre este asunto? Pues responde que su hija ha intentado sin éxito "sorprender al hombre viejo que él es", mediante términos y expresiones propias de los libros de Astérix. "El artículo de mi hija Sylvie me ha chocado particularmente. Esos momentos han sido horrorosos; he pasado noches en blanco. Era horrible... Pero el próximo 5 de febrero estamos citados en el tribunal de comercio de Nanterre. " El objetivo es Bernard de Choisy, el "gurú de la puerta de Choisy" o Iznogud, como le apoda Uderzo.

Bernard de Choisy es el yerno de Uderzo, el segundo marido de Sylvie, casados en 1990, dueño de la sociedad BB2C. Que no se lleva nada bien con su suegro. Como De Choisy asegura, "este cisma se remonta a 1997, por culpa de Yves Sicard, el consejero personal de Albert, que aprovecha el juicio de Uderzo contra Dargaud para apartarlo. En aquella época yo me ocupaba de la comunicación personal de Albert René. Lancé la campaña de La rosa y la espada y de El mal trago de Obélix, editado en 1996. Estoy casado con Sylvie desde 1995. Ésto no me gusta, pero acepto irme. En 1998, Albert, después de ganar su juicio me pide organizar los 40 años de Astérix. Acepto por Sylvie y por mí, porque hace falta que ésto se arregle entre todos nosotros."

Uderzo se siente enormemente resentido contra él: "Tengo una gran estima a las láminas originales de Astérix que he dibujado desde 1959. Para la boda de mi hija Sylvie, en 1995, les ofrecí la portada de La rosa y la espada. Pues tuve la sorpresa de encontrármela en 1995, en el cataálogo de una subasta. Fue vendida por 60.000 € . Dejé hacer". De Choisy afirma: "Acababa de ser apartado de la sociedad Albert René. Estaba furioso. Todos los días veía esta portada en la pared de mi despacho. Entonces llamé a un amigo y le dije que si le encontraba un comprador, se la daba." Uderzo también asegura que ostenta su yerno una lámina original de Oumpah-Pah el piel roja: "Presté una lámina de Oumpah-Pah para la exposición de la fundación Raymond Leblanc en Bruselas. Cuando llamé al final para recuperarla, me dijeron que se la habían dado a Bernard de Choisy. Aún no la he recuperado; pero todo esto va a arreglarse por la justicia."

Las cosas para Uderzo fueron muy lejos cuando: "En 2005, cuando salió El cielo se nos cae encima, 200 periodistas de todo el mundo querían leer mi último álbum. Se quedaron decepcionados; sólo les mostramos la portada. Fue la vergüenza de mi vida de la que guardo un recuerdo amargo. Fue, de hecho, Bernard de Choisy quien se gastó más de un millón de euros por todo esto. Y la imagen de Astérix ha sido perjudicada." De Choisy asegurá en otra entrevista que "Albert vive en una burbuja": su enemigo personal es Yves Sicard, el asesor de Uderzo, que "quiere podrir la relación que tiene con su suegro para recuperar la integralidad de las láminas de Astérix".

Quien de verdad vive en una burbuja es Sylvie Uderzo, según afirma su propio padre: "Creo que Sylvie ya no es dueña de sus decisiones. Thomas Langmann (director de Astérix en los Juegos Olímpicos), que hace poco perdió a su padre, Claude Berri, le dice: "Padre no hay más que uno; cuando ya no está aquí ya no hay marcha atrás". Pues me lleva a los tribunales porque estima que la he despedido sin razón. He llegado incluso a oír, que yo dilapidaba su patrimonio. Respondí que yo estoy aún aquí, y que por lo menos tengan la decencia de esperar a mi muerte. Llego a 82 años, mi futuro se reduce." Por tanto, Uderzo legará todas sus láminas a la Biblioteca Nacional excepto las dos primeras, que se las dará a sus nietos. "No quiero que toda mi obra sea diseminada y vendida a colectores."

Pero hablemos de los nietos; pasemos al ámbito familiar. El día 11 de diciembre, víspera de la cesión de Albert René a Hachette, Sylvie va a ver a su padre para intentar disuadirlo in extremis de vender. Sin éxito, Albert y su esposa Ada pasan solos la Nochebuena. Albert responde: "No comprendo mucho la reacción de mi hija, hace dos años en los que mi mujer y yo no vemos casi a nuestros nietos. El mayor, que tiene 20 años (y no es hijo de Bernard de Choisy), de hecho vino a vernos antes de irse a estudiar a los Estados Unidos. Estudia en un colegio de aviación y quiere ser piloto. Vuelve en abril. Sé que mi hija quiere alcanzarme usando éste método, que encuentro muy desleal."

Ahora viene la opinión, ¿qué pensáis? Yo me pongo claramente de la parte de Albert Uderzo, que es un creador de Astérix que tuvo la cortesía de dar a su hija un cargo en su editorial, ha involucrado a los miembros de su familia en su negocio, intentando favorecerles a todos lo máximo posible. Ahora al despedir a su hija, ha organizado un caos mayúsculo. De Choisy controla a Sylvie Uderzo a su antojo. Por tanto, Albert me parece que ha hecho muy bien inmortalizando a su creación, como de hecho Anne apoya que haga. Y me parece que Albert y Ada necesitarán mucho apoyo por parte de sus amigos y sobretodo de sus nietos.

En la 1ª imagen, Bernard de Choisy con Sylvie Uderzo, en la 2ª Albert Uderzo junto a su último álbum, y en la 3ª Albert y Ada Uderzo junto con Anne Goscinny.

Las imágenes proceden de L'express.fr, lefigaro.fr y Goscinny.net y tienen sus respectivos ©.

3 comentarios:

jose luis harmonies dijo...

Aunque los temas de familia son peliagudos y complicadosde juzgar desde fuera, como lector y fan de Astérix no puedo por menos que estar de acuerdo contigo, Joan, siempre me pondría del lado de quien ha creado todo un imperio(galo en este caso) antes que de quien, con mayor omenor fortuna, ha ido durante una época a rebufo de ese éxito. Un saludo de TORNASOL

Chespiro dijo...

Lo raro es que ella, como heredera, no quiera que sigan haciéndose adaptaciones para sacar más money.

Comiquero91 dijo...

Esto solo daña ha Astérix, tan difícil es seguir la última voluntad de un genio del cómic como fue Goscinny, cochino dinero.